Frases de Alice Sebold

En aquellos momentos sentía que las cuerdas de mi educación tiraban de mí hacia atrás. No me habían educado para abrazar, ni para consolar, ni para convertirme en familia de nadie. Me habían educado para mantener las distancias. Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Educado


Cuando era adolescente creía que todos los niños pasaban las calurosas tardes de verano en sus habitaciones, soñando despiertos con trocear a sus madres en pedazos pequeños y mandarlos a direcciones desconocidas. Yo lo hacía tumbada en mi cama, y también en movimiento por el resto de la casa. Mientras sacaba la basura, le cortaba la cabeza. Mientras limpiaba el jardín de malezas, le arrancaba los ojos, la lengua. Mientras quitaba el polvo de las estanterías, multiplicaba y dividía las partes de su cuerpo. Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Basura


Recuerdo que entré en casa de mi madre y ella me echó un vistazo y comentó: "No me digas que tú también tienes cáncer. Todo el mundo tiene cáncer hoy día". Le conté que aquel peinado era más cómodo, para hacer ejercicio, trabajar y hacer las tareas del jardín. Fue la ambigüedad de la pregunta lo que me llamó la atención. ¿Se habría preocupado si hubiera tenido cáncer, o habría creído que le hacía la competencia? Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Competencia


Vi la tetera encima de los fogones y decidí prepararme una taza de té. Una maniobra dilatoria, sin duda, pero ya no sabía diferenciar lo que era razonable de lo que no. Todo era razonable si matar a tu madre también lo era. Todo era razonable si quitarte la vida se había convertido en un acto reflejo. Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Taza


Nunca me ha gustado el teléfono. Diez años atrás, en un absurdo y arrebatado intento por mejorar, coloqué unas pegatinas de caritas sonrientes en el teléfono de mi habitación y en el de la cocina. Después hice dos etiquetas y las pegué en los auriculares. "Es una opción, no una amenaza", se lee en ellas. Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Auriculares


(...) Cada vez que he contado los hechos concretos a alguien, ya sea un amante o un amigo, le he mirado a los ojos. A menudo he visto respeto o admiración, a veces repulsión, en un par de ocasiones han arrojado directamente sobre mí su cólera por motivos de los que todavía no estoy segura. Afortunada

Frases de "Afortunada" (1999) Frases de Trauma


Creo que lo que me distanciaba de Tricia y del Centro de Crisis de Violaciones era el uso de generalidades. Yo no quería ser una más de un grupo, ni que me compararan con otras. De alguna manera aquello menoscababa la sensación que yo tenía de que iba a sobrevivir. Tricia me preparaba para el fracaso diciéndome que no pasaba nada si fracasaba, haciéndome ver que lo tenía todo en contra. Pero lo que ella me decía yo no lo quería oír. Frente a las deprimentes estadísticas de detenciones, juicios e incluso recuperación total de la víctima que ella me presentaba, yo no veía otra salida que ignorar las estadísticas. Necesitaba algo que me diera esperanza, como que el ayudante del fiscal del distrito que habían nombrado para llevar mi caso fuera una mujer, no el dato de que ese año el número de procesamientos por violación en Syracuse había sido cero. Afortunada

Frases de "Afortunada" (1999) Frases de Víctima


Vi que mi padre se inclinaba y besaba a mi madre antes de desplegar la última manta. Sabía que en aquellos momentos la quería más que nunca. Cuando mi madre estaba rota e indefensa, cuando se quedaba sin caparazón y toda su rabia y su rencor no podían ayudarla. Era la triste danza de dos personas que desfallecían la una en brazos de la otra. Su matrimonio una X que unía para siempre a víctima y verdugo. Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Verdugo

Influencias

Autores relacionados

Audrey Niffenegger Jodi Picoult Khaled Hosseini Sue Monk Kidd

Alice Sebold


Escritora y novelista estadounidense, autora de "Afortunada" (1999), "Desde mi cielo" (2002) y "Casi la luna" (2007).

Biografía Alice Sebold

Alice Sebold nace en Madison y su infancia en los suburbios de Filadelfia, donde finaliza sus estudios en el Instituto Great Valley de Malvern en 1980.

Tiempo después se matriculó en la Universidad de Siracusa (Nueva York), donde obtuvo su título de grado y estudió escritura creativa.

Tras graduarse, se trasladó a Houston (Texas) para realizar estudios de posgrado en la Universidad de Houston, pero tiempo después los abandonó para mudarse a Manhattan (Nueva York), donde vivió diez años de estrechez económica.

En 1994 se trasladó al Sur de California y un año después se matriculó en estudios de posgrado de la Universidad de California en Irvine (UCI).

En 1999 Alice Sebold publica su primer libro, "Afortunada" (Lucky), las memorias de un ataque sexual sufrido cuando era una universitaria de dieciocho años.

Luego aparece "Desde mi cielo" (The Lovely Bones, 2002), novela de gran éxito que fue adaptada al cine en 2009 por el guionista y director de cine neozelandés Peter Jackson.

En 2002 Alice Sebold obtiene el Premio Bram Stoker, en la categoría de novela prima y un año después el Premio al libro del año de la American Booksellers Association.

Libros destacados

  • Afortunada (1999)
  • Desde mi cielo (2002)
  • Casi la luna (2007)

Libros de Alice Sebold »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Estados Unidos

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Estados Unidos

Síguenos en