Frases de Alice Sebold

Al abandonar la Tierra, yo rocé a una niña llamada Ruth. Iba a mi colegio, pero nunca habíamos sido amigas. Se cruzó en mi camino la noche que mi alma salió gritando de la Tierra, y no pude evitar rozarla. Cuando abandoné la vida, que me había sido arrebatada con tanta violencia, no fui capaz de calcular mis pasos. No tuve tiempo para contemplar nada. Cuando hay violencia, en lo que te concentras es en huir. Cuando empiezas a acercarte al borde, la vida se aleja de ti como un bote se aleja inevitablemente de la orilla, y te agarras con fuerza a la muerte como si fuera una cuerda que te transportará y de la que te soltarás, confiando únicamente en aterrizar lejos de donde estás. Desde mi cielo

Frases de "Desde mi cielo" (2002) Frases de Alma en pena


(...) Le había hecho el amor a mi madre antes de que ella se marchara. El sexo como acto de olvido voluntario. Desde mi cielo

Frases de "Desde mi cielo" (2002) Frases de Olvido


Ésos eran los queridos huesos que habían crecido en mi ausencia: las relaciones, a veces poco sólidas, otras hechas con grandes sacrificios, pero a menudo magníficas, que habían nacido después de mi desaparición. Y empecé a ver las cosas de una manera que me permitía abrazar el mundo sin estar dentro de él. Los sucesos desencadenados por mi muerte no eran más que los huesos de un cuerpo que se recompondría en un momento impredecible del futuro. El precio de lo que yo había llegado a ver como ese cuerpo milagroso había sido mi vida. Desde mi cielo

Frases de "Desde mi cielo" (2002) Frases de Desaparición


Me llamo Salmón, como el pez; de nombre, Susie. Tenía catorce años cuando me asesinaron, el 6 de diciembre de 1973. Si veis las fotos de niñas desaparecidas de los periódicos de los años setenta, la mayoría era como yo: niñas blancas de pelo castaño desvaído. Eso era antes de que en los envases de cartón de la leche o en el correo diario empezaran a aparecer niños de todas las razas y sexos. Era cuando la gente aún creía que no pasaban esas cosas. Desde mi cielo

Frases de "Desde mi cielo" (2002) Frases de Feminicidio


Los lamparones sólo se veían a la luz del sol, de modo que Ruth nunca los veía hasta más tarde, cuando se paraba en la terraza de una cafetería para tomarse un café y, al bajar la vista hacia su falda, veía los oscuros residuos del vodka o el whisky derramado. El alcohol tenía el efecto de hacer la ropa negra más negra, y eso le divertía; en su diario había escrito: "El alcohol daña tanto a los tejidos como a las personas". Desde mi cielo

Frases de "Desde mi cielo" (2002) Frases de Whisky


Las casas tenían ventanas con persianas. Los jardines tenían puertas y vallas. Había carreteras y aceras cuidadosamente planificadas, y si elegías adentrarte en la realidad de los demás, aquellos eran los caminos que debías estar dispuesto a seguir. No había atajos. Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Carreteras


En el túnel donde me violaron, un túnel que había sido una entrada subterránea a un anfiteatro, un lugar por el que los actores salían repentinamente de debajo de los asientos del público, una chica había sido asesinada y descuartizada. La policía me contó su caso. A su lado, me dijeron, yo había sido afortunada. Afortunada

Frases de "Afortunada" (1999) Frases de Consuelo


Las vírgenes no formaban parte del mundo de Lorenz. Se mostró escéptico acerca de muchas cosas que yo dije. Más tarde, cuando los informes serológicos demostraron que yo no había mentido, que era virgen y había dicho la verdad, no pudo respetarme lo bastante. Creo que se sentía responsable de alguna manera. Después de todo, era en su mundo donde me había ocurrido algo tan horrible. Un mundo de delitos violentos. Afortunada

Frases de "Afortunada" (1999) Frases de Delitos


(...) Se había sentado a su lado, indicándole solícito cuándo sonreír y reaccionar. A menudo sabía cuándo hacerlo, pero sus sinapsis ya no eran tan rápidas como las de la gente normal, o al menos así era como se lo explicaba a sí mismo. Desde mi cielo

Frases de "Desde mi cielo" (2002) Frases de Sinapsis


La luna está llena todo el tiempo, pero no siempre la vemos. Lo que vemos es una luna casi llena o una luna incompleta. El resto permanece escondido, pero hay una sola luna, y es la que vemos en el cielo. Planeamos nuestras vidas en función de sus ritmos y mareas. Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Luna


Nuestra relación solo era posible si se basaba en la disciplina. El hábito proporcionaba un grado de satisfacción que el amor no alcanzaba jamás. Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Hábito


Entonces me di cuenta de algo que intuía desde hacía años pero no había sido capaz de nombrar: que yo había nacido para ser su representante en el mundo y llevar ese mundo a casa, ya fuera con manualidades de papel pinocho hechas en los primeros años de escuela o enfrentándome a un grupo de hombres enfurecidos en nuestro jardín. Lo haría todo por ella. Aquel era nuestro acuerdo tácito particular, la forma en que esta niña servía a su madre. Casi la luna

Frases de "Casi la luna" (2007) Frases de Representante

Influencias

Autores relacionados

Audrey Niffenegger Jodi Picoult Khaled Hosseini Sue Monk Kidd

Alice Sebold


Escritora y novelista estadounidense, autora de "Afortunada" (1999), "Desde mi cielo" (2002) y "Casi la luna" (2007).

Biografía Alice Sebold

Alice Sebold nace en Madison y su infancia en los suburbios de Filadelfia, donde finaliza sus estudios en el Instituto Great Valley de Malvern en 1980.

Tiempo después se matriculó en la Universidad de Siracusa (Nueva York), donde obtuvo su título de grado y estudió escritura creativa.

Tras graduarse, se trasladó a Houston (Texas) para realizar estudios de posgrado en la Universidad de Houston, pero tiempo después los abandonó para mudarse a Manhattan (Nueva York), donde vivió diez años de estrechez económica.

En 1994 se trasladó al Sur de California y un año después se matriculó en estudios de posgrado de la Universidad de California en Irvine (UCI).

En 1999 Alice Sebold publica su primer libro, "Afortunada" (Lucky), las memorias de un ataque sexual sufrido cuando era una universitaria de dieciocho años.

Luego aparece "Desde mi cielo" (The Lovely Bones, 2002), novela de gran éxito que fue adaptada al cine en 2009 por el guionista y director de cine neozelandés Peter Jackson.

En 2002 Alice Sebold obtiene el Premio Bram Stoker, en la categoría de novela prima y un año después el Premio al libro del año de la American Booksellers Association.

Libros destacados

  • Afortunada (1999)
  • Desde mi cielo (2002)
  • Casi la luna (2007)

Libros de Alice Sebold »

Enlaces

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Estados Unidos

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Estados Unidos

Síguenos en