Frases de Alexander Alekhine

Una idea desesperada en una situación desesperada.

Frases de "Gran ajedrez" (1947) Frases de Situación


En los torneos importantes no hay que temer a la perdida de una partida, sino al decaimiento del ánimo que ello puede ocasionar.

Frases de Ánimo


Estudio ajedrez ocho horas al día, por principio.

Frases de Estudio


El ajedrez es vanidad.

Frases de Ajedrez


El objetivo del juego no es la victoria, sino el arte.

Frases de Objetivo


Alguna vez los hombres tuvieron que ser semidioses; si no, no habrían inventado el ajedrez.

Frases de Ajedrez


El rasgo que determina junto con otros, la potencia ajedrecística, es la inquebrantable atención sobre lo que ocurre en el tablero.

Frases de Tablero


Desde niño sentí dentro de mí este talento y ya entonces sentí esta profunda y urgente pasión por el juego.

Frases de "Gran ajedrez" (1947) Frases de Juego


Lo que me hizo convertir en Gran Maestro fue, primero, la búsqueda de la verdad y segundo, la necesidad de luchar.

Frases de "Gran ajedrez" (1947) Frases de Luchar


La apertura de la posición en el centro terminará siempre por favorecer al bando que tenga superioridad de espacio.

Frases de Centro


El ajedrez te enseña ante todo a ser objetivo.

Frases de Objetivo


El ajedrecista debe ante todo, tener presente sus propias cualidades, tanto positivas como negativas.

Frases de Ajedrecista

Contexto histórico

Primera Guerra Mundial Revolución rusa Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Alexander Alekhine

Influencia a... [mostrar]

Ocupación

Ajedrecistas » Ajedrecistas siglo XX » Ajedrecistas de Rusia

Abogados » Abogados siglo XIX » Abogados de Rusia

Alexander Alekhine

Frases de Alexander Alekhine

Frases de Alexander Alekhine: Abogado y ajedrecista ruso conocido por su estilo combativo y arriesgado, campeón del mundo durante 17 años y uno de los mejores jugadores de ajedrez de la historia.

Nombres

RealAleksandr Aleksándrovich Alejin

Biografía Alexander Alekhine

Alexander Alekhine nació en el seno de una familia adinerada de Moscú, de padre terrateniente Alexandr Alekhine y madre Ines Projorova, hija de un poderoso industrial.

En 1903, con once años de edad, comenzó a jugar al ajedrez por correspondencia, dado que estaba prohibida la entrada y participación de menores en los clubes de ajedrez de la época.

Alexander Alekhine estudió en la Escuela Imperial Superior de Leyes para Nobles y paralelamente siguió perfeccionando sus habilidades innatas, llegando a la categoría de maestro a los diecisiete (1909).

En 1914 se recibe de abogado y comienza a trabajar en el Ministerio de relaciones Exteriores, siendo merecedor ese mismo año del título de Gran Maestro, entregado por el Zar Nicolás II.

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) encontró a Alexander Alekhine jugando un torneo en Mannheim (Alemania), donde fue hecho prisionero junto a varios compatriotas y sus días en campo de Rastatt los aprovechó para jugar partidas "a la ciega" (consistentes en jugar sin ver el tablero, memorizando las posiciones).

En 1915 fue liberado y retorno a Rusia, donde se incorporó a la Cruz Roja y prestó servicios durante un año, teniendo que abandonar tras ser herido de gravedad en Galitzia (parte de Austria-Hungría, actual Polonia).

Por su comportamiento durante la guerra, Alexander Alekhine fue galardonado con la Cruz de San Estanislao, la Cruz de San Jorge y la medalla de la Cruz Roja.

Tras la Revolución rusa (1917), le fueron confiscados todos sus bienes, arruinándolo económicamente y terminando con su corta carrera como investigador criminal en Moscú.

En 1920, Alexander Alekhine trabajó como intérprete en el Partido Comunista y fue nombrado Secretario del Departamento de Educación.

En 1925 se trasladó a Francia, donde se doctoró en la Facultad de Derecho de la Universidad de París y tiempo después se nacionalizó francés.

A comienzos de 1925, Alexander Alekhine rompió el record mundial al jugar 28 juegos simultáneos a ojos vendados, ganando 22 juegos, con 3 empates y 3 derrotas.

En 1927 obtuvo el campeonato mundial de ajedrez tras vencer a José Raúl Capablanca en Buenos Aires, por 6 victorias, 25 empates y 3 derrotas y se convierte en el cuarto Campeón Mundial de Ajedrez.

En 1929 y 1934 defendió el título ante Yefim Bogoliubov, al que derrotó en las dos ocasiones, pero en 1935 no pudo retenerlo al perder con Max Euwe, recuperándolo frente al mismo rival en 1937, y conservando el título hasta su muerte en 1946.

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Alexander Alekhine ingresó en el ejército francés como intérprete, pero fue detenido por los alemanes, quienes le ofrecen trato preferencial a cambio de que intervenga en torneos.

Terminada la guerra, se organiza el nuevo título mundial, para lo cual invitan a cinco ajedrecistas a disputar un match de donde saldría el nuevo campeón mundial de ajedrez, y se lo excluye por su vinculación con los alemanes.

Alexander Alekhin se vuelve iracundo, prepotente, soberbio y alcohólico, falleciendo en el cuarto de hotel en Estoril (Portugal).

Tras varias semanas sin que nadie reclamara su cuerpo, la Federación Portuguesa de Ajedrez se hizo cargo del funeral.

Con 49 torneos ganados, Alexander Alekhin quedó en la historia como uno de los mejores jugadores de ajedrez de la historia, y quizás el más peligroso atacante de todos los tiempos, combinando fantasía, capacidad y preparación.

Libros destacados

  • Gran ajedrez (1947)
  • Mis mejores partidas (1939)
  • Mis mejores partidas de ajedrez 1908-1923 (1927)

Enlaces

Síguenos en

Frases y pensamiento en Facebook Frases y pensamiento en Twitter Frases y pensamiento en Google +