Frases de Aleksandr Kótov

En Leningrado, cuando un viajero sale de la estación de Moscú y tuerce a la izquierda de la plaza que se abre delante, va a dar a la célebre avenida de Nievski, ensalzada por poetas y escritores rusos en sus obras. (...) En esa plaza, el viajero se retiene prolongadamente, extasiándose en contemplar los suntuosos edificios erigidos allí por el pueblo ruso, infatigable constructor.

Frases de Moscú


En mis partidas había muchas maniobras y muy pocas combinaciones, demasiados reagrupamientos y escasísimos ataques o asaltos impetuosos. Me hacía falta modificar decididamente la manera de jugar. Sólo un cambio rápido y audaz de todas mis concepciones sobre el arte del ajedrez me podría ayudar a perfeccionarme. Y ante todo, me hacía falta trabajar, trabajar más y otra vez trabajar.

Frases de Jugar


Busque las excepciones, busque las jugadas más raras en las más variadas posiciones. Naturalmente, hay posiciones en las que de ningún modo podrá encontrar una jugada excepcional, porque la posición es simple y pobre. Pero en cuanto haya el más leve vestigio de posibilidades combinatorias en el tablero, busque jugadas raras. Aparte de hacer su juego creativo e interesante, le ayudará a conseguir mejores resultados.

Frases de Excepcional


Llegamos con un sentimiento de curiosidad a la ciudad isla construida en la misma mar con los esfuerzos gigantescos del pueblo. Acudíale a uno a la memoria todo lo leído en la infancia sobre esta ciudad sin igual. Quizá lo que mayor impresión deje de Venecia sea la entrada en la ciudad: el tren corre más de tres kilómetros por un angosto dique, en medio del mar, al encuentro de los caprichosos edificios que se divisan a lo lejos.

Frases de Venecia


(…) Llega la siguiente etapa del aprendizaje; se asimila la interrelación y la distribución armónica de los trebejos. El maestro ajedrecista siempre tiende a conseguir esa distribución precisamente; en su tablero, cada unidad de combate complementa a otra, defendiéndola, además, con frecuencia. En ese periodo ya no embisten figuras aisladas, los ataques no son incursiones casuales, sino que están preparados escrupulosamente, participan en ellos grupos enteros y, a veces, todo el ejército de trebejos.

Frases de Trebejos


La máquina podrá observar las normas más sencillas que imponen las leyes de los entables, verbigracia: tomara la figura que esté descubierta, dominará las calles libres… verificará todo eso de una forma mecánica y jugará como lo hacen los ajedrecistas principiantes. Pero jamás podrá crear una obra artística de ajedrez. Pongamos el ejemplo de la máquina traductora, que puede hacer versiones de idiomas extranjeros, más nunca podrá dar una traducción artística de valor. En el ajedrez, el caso es análogo.

Frases de Ajedrez


La vida del hombre comparase desde tiempos inmemoriales con un camino. Y de la misma forma que existen caminos distintos, también suelen serlo las pautas que siguen los hombres en sus vidas. Las de uno son rectas como una calzada, limpia y luminosa, sin un solo bache ni un hoyo. Las de otros, por el contrario, son un sinfín de vericuetos, llenos de hendiduras y barrancos, cubiertos de polvo y fango. Pero tanto en los caminos de la vida de unos como en los de otros existen hitos indicadores de la distancia, que son los acontecimientos más sobresalientes.

Frases de Indicadores


De los dos mil años de existencia que cuenta el ajedrez, mil ochocientos o mil novecientos han sido años de infancia. La humanidad ha empezado a sentar las bases teóricas del mismo sólo en los últimos cien o doscientos años. Hasta entonces considerábase sólo una forma de entretenimientos, una diversión. La importancia del ajedrez ha ido creciendo al paso que aumentaba la cultura, en general. Cuando empezó a verse en él no un juego simplemente, sino algo que merecía ser objeto de un estudio más detenido, fue cuando se dio comienzo a la formación de la teoría del ajedrez.

Frases de Ajedrez


Cierta vez me retuve en la escuela, después de las clases, y vi a dos alumnos de los grados superiores inclinados sobre un tablero de cuadraditos blanquinegros. Aunque el tablero era idéntico al nuestro, no había encima rodajas planas, sino figuras talladas que yo desconocía. Aquellas figuras se movían de una forma peculiar, cada una a su manera, y no sólo por las diagonales negras, sino por las sesenta y cuatro casillas del tablero. ¿Qué juego es ése? Interrogué a los escolares sin poder contener. El ajedrez, respondió uno, y el otro me lanzó una mirada desdeñosa, asombrado de mi ignorancia.

Frases de Tablero


En cuanto mis camaradas y yo aprendimos las reglas del juego, comenzamos a entablar interminables batallas. En un principio estas no eran más que un insulso mover de los trebejos por el tablero y un impaciente "aniquilar" de piezas grandes y pequeñas. Además, no nos importaba lo en más mínimo entregar la reina a cambio de un caballo o sacrificar una torre por un simple peón, la cuestión era matar la mayor cantidad de piezas al contrincante. ¡Tomar piezas, fuera como fuera! En aquella etapa de aprendizaje se nos olvidaba el objetivo principal del juego, consistente en dar mate al rey contrario.

Frases de Juego


Pasado algún tiempo (cuya duración depende de la capacidad del principiante y de la seriedad con que tome el ajedrez), en el juego del ajedrecista novel comienza a aparecer cierta lógica. Este se percata paulatinamente del valor corporativo de las piezas que actúan en el tablero, se entera de que la reina, por ejemplo, vale más que una torre y un caballo juntos, y equivale a dos torres, que un caballo se equipara a tres peones, y así sucesivamente. Entonces, las jugadas del ajedrecista empiezan a adquirir un sentido determinado, pues procura acosar con sus piezas de menos valor las mayores de su rival e intentar efectuar cambios ventajosos.

Frases de Ajedrecista


¿Cómo se podría llevar a cabo este entrenamiento? ¿Dónde hay una descripción de cómo entrenar y disciplinar el pensamiento de uno? No había libros al respecto, y no parecía posible conseguir cualquier otra ayuda, así que tuve que valerme de mí mismo. Elegí un método que me pareció el más racional (…). Seleccioné de libros de torneos las partidas en las que habían tenido lugar grandes complicaciones. Luego las veía sobre el tablero, pero cuando llegaba al punto crucial donde se encontraban dichas combinaciones y el mayor número de variantes posibles, dejaba de leer los comentarios. Colocaba a un lado el libro o cubría la página con una hoja de papel y me ponía la tarea de pensar larga y profundamente con el fin de analizar todas las posibles variantes.

Frases de Partidas

Contexto histórico

Primera Guerra Mundial Revolución rusa Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Aleksandr Kótov

Ocupación

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Rusia

Ingenieros » Ingenieros siglo XX » Ingenieros de Rusia

Maestros » Maestros siglo XX » Maestros de Rusia

Aleksandr Kótov

Frases de Aleksandr Kótov

Frases de Aleksandr Kótov: Jugador de ajedrez, ingeniero y escritor ruso, ganador del título Gran Maestro en 1950 y autor de libros de referencia en el ajedrez mundial.

Nombres

RealAleksandr Aleksándrovich Kótov

Biografía Aleksandr Kótov

Aleksandr Kótov nació en el seno de una familia de clase obrera, siendo el décimo y último hijo de la familia, de padre carpintero y maestro armero, y madre ama de casa.

La miseria y las pésimas condiciones de vida se encargaron de reducir el número de hermanos, quedando sólo tres.

En ese tiempo, las familias rusas obreras decidían el destino de sus hijos, por lo que su hermano mayor comenzó a trabajar como aprendiz de tornero a los 10 años en una fábrica y su hermana como aprendiz en una sastrería.

Aleksandr Kótov se destacó desde niño por su capacidad de estudio, por lo que tras una ardua deliberación, el padre decidió que estudiara en la escuela N°12 de Tula.

Tras presenciar una partida de ajedrez en su colegio, Aleksandr Kótov volvió a su casa y creó sus propias piezas de madera con ayuda del padre para aprender a jugar.

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) y luego la Guerra Civil Rusa (1917-1923) hizo que peligrara su continuidad escolar, pero finalmente la familia mejoró sus condiciones económicas y Aleksandr Kótov pudo continuar con sus estudios.

En 1929 ganó su primer título en Tula, que logró mantener en el campeonato del año siguiente y paralelamente finalizó sus estudios, debiendo esperar un año para ingresar en el Instituto de Mecánica, dado que todavía no tenía la edad mínima para su admisión.

En 1929 Aleksandr Kótov se traslada a Moscú para finalizar sus estudios, ingresando en una fábrica para realizar su tesis y recibirse de ingeniero mecánico en 1935.

En 1936 ocupó el séptimo lugar en el campeonato de Moscú y un año después el quinto, para obtener finalmente el título de Maestro en el onceavo campeonato de ajedrez de la Unión Soviética celebrado en Kiev.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), trabajó como ingeniero en una fábrica y paralelamente siguió entrenando y compitiendo.

En 1939 obtiene el segundo lugar en el campeonato de la Unión Soviética, con lo que obtuvo además el título de Gran Maestro y un mes antes de comenzar la Gran Guerra Patria (1941-1945), Aleksandr Kótov alcanzó el título de Campeón de Moscú.

Entre 1942 y 1952, Aleksandr Kótov estuvo entre los diez mejores jugadores del mundo, pero luego se inclino a la actividad literaria, destacándose como un escritor sobresaliente y plasmando sus conocimientos y el de sus pares en grandes obras, como "Piense como un Gran Maestro" (1971) y "Juegue como un Gran Maestro" (1973).

Libros destacados

  • Piense como un Gran Maestro (1971)
  • Juegue como un Gran Maestro (1973)
  • Entrene como un Gran Maestro (1981)
  • Alexander Alekhine (1953)
  • El arte del medio juego (1962)
  • Tácticas del ajedrez (1983)

Síguenos en