Frases de Alan Watts

Los deseos humanos tienden a ser insaciables. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Tentación


Estimulamos nuestros órganos sensoriales hasta que se vuelven insensibles, de modo que para que continúe el placer, los estimulantes deben ser cada vez más fuertes. El cuerpo se defiende enfermando a causa de la tensión, pero el cerebro quiere seguir adelante sin detenerse. El cerebro va en busca de la felicidad, y como al cerebro le interesa mucho más el futuro que el presente, concibe la felicidad como una garantía de un futuro de placeres indefinidamente largo. Sin embargo, el cerebro también sabe que carece de un futuro indefinidamente largo, por lo que, para ser feliz, debe procurar la acumulación de todos los placeres del Paraíso y la eternidad en el espacio de unos pocos años. Este es el motivo de que la civilización moderna sea, en casi todos los aspectos un círculo vicioso. Tiene apetitos insaciables porque su forma de vida la condena a una frustración perpetua. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Sensible


No hay alegría en la continuidad, en lo perpetuo. Lo deseamos solo porque el presente está vacío. Una persona que trata de comer dinero siempre está hambrienta. Cuando alguien dice: "¡Es el momento de parar!", se siente presa del pánico porque aún no ha comido nada, y quiere más y más tiempo para seguir comiendo dinero, confiando siempre en que hallará la satisfacción a la vuelta de la esquina. No queremos realmente la continuidad, sino más bien una experiencia presente de felicidad total. La idea de querer que semejante experiencia prosiga indefinidamente es el resultado de tener conciencia de nosotros mismos en la experiencia y, por lo tanto, una conciencia incompleta de esta. Mientras exista la sensación de un "yo" que tiene esta experiencia, el momento no lo es todo. La vida eterna tiene lugar cuando se ha disipado el último rastro de la diferencia entre "yo" y "ahora", cuando solo existe este "ahora" y nada más. En cambio, el infierno o la "condenación perdurable" no es la perdurabilidad del tiempo que prosigue eternamente, sino el círculo intacto, la continuación y la frustración de dar vueltas y más vueltas en busca de algo que nunca se puede conseguir. El infierno es la fatuidad, la imposibilidad perdurable, de amor propio, de conciencia de uno mismo y posesión del yo. Es tratar de verse los propios ojos, de oír los propios oídos y besarse los propios labios. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Pánico


Solo las verdades dudosas necesitan defensa. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Defensa


Que podamos predecir y controlar el curso de los acontecimientos en el futuro será en vano, a menos que sepamos cómo vivir en el presente. Es en vano que los médicos prolonguen la vida si vamos a pasar ese tiempo adicional llenos de ansiedad porque queremos vivir todavía más. Es en vano que los ingenieros ideen medios de transporte más rápidos y cómodos si los nuevos panoramas que vemos son clasificados y entendidos desde el punto de vista de los viejos prejuicios. Es en vano que obtengamos el poder del átomo si vamos a seguir por el camino que puede llevar a la destrucción de la humanidad. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Punto de vista


La vida no necesita ningún futuro para completarse ni explicación alguna para justificarse. En este momento está acabada. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Explicación


El pensador revolucionario debe ir más allá del pensamiento. Sabe que casi todas las mejores ideas se le ocurren cuando ha dejado de pensar. Puede haberse esforzado con denuedo para comprender un problema usando las maneras antiguas de pensar, solo para descubrir que es imposible. Pero cuando el cansancio hace que cese el pensamiento, la mente queda abierta para ver el problema tal como es -no como se verbaliza- y se comprende en seguida. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Pensador


No podemos comparar la alegría con el pesar. La comparación solo es posible por la misma alternancia rápida de dos estados mentales, y no es posible pasar de uno a otro entre los sentimientos genuinos de alegría y tristeza, con la facilidad con que la mirada puede pasar de un gato a un perro. El pesar solo puede compararse con el recuerdo de la alegría, lo cual no es en modo alguno lo mismo que la alegría en sí. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Comparar


Definir es aislar, separar algún complejo de formas de la corriente de la vida y decir: "esto soy yo". Cuando el hombre puede darse un nombre y definirse, siente que tiene una identidad. Así comienza a sentirse, como la palabra, independiente y estático, en contraposición al mundo real, fluido de la naturaleza. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Definiciones


Parte de la frustración del hombre se debe a que se ha acostumbrado a esperar que el lenguaje y el pensamiento ofrezcan explicaciones que no pueden darle. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Frustración


Sentir que la vida carece de sentido a menos que "Yo" pueda ser permanente, es como haberse enamorado desesperadamente de un centímetro. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Yo


El mismo diccionario es circular: define las palabras remitiendo a otras palabras. El diccionario se acerca un poco más a la vida cuando, junto con unas palabras, ofrece una imagen, pero obsérvese que todas las imágenes del diccionario van unidas a sustantivos en vez de verbos. La sabiduría de la inseguridad

"La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de "La sabiduría de la inseguridad" (1951) Frases de Diccionarios

Contexto histórico

Contracultura

Influencia en las frases de Alan Watts

Autores relacionados

Lao Tse Richard Dawkins

Ocupación

Ecologistas » Ecologistas siglo XX » Ecologistas de Inglaterra

Editores » Editores siglo XX » Editores de Inglaterra

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Inglaterra

Filósofos » Filósofos siglo XX » Filósofos de Inglaterra

Locutores » Locutores siglo XX » Locutores de Inglaterra

Profesores » Profesores siglo XX » Profesores de Inglaterra

Sacerdotes » Sacerdotes siglo XX » Sacerdotes de Inglaterra

Traductores » Traductores siglo XX » Traductores de Inglaterra

Alan Watts

Frases de Alan Watts

Frases de Alan Watts: Filósofo, traductor, escritor, editor, sacerdote anglicano, locutor, profesor y ecologista inglés, autor de "La sabiduría de la inseguridad" (1951), "El camino del Zen" (1957) y "Vivir el presente" (1997).

Nombres

RealAlan Wilson Watts

Biografía Alan Watts

Alan Watts nació en el pueblo de Chislehurst, de padre Laurence Wilson Watts, representante de una compañía de neumáticos y madre religiosa Emily Mary Buchan.

Asistió a la escuela "King's School" en Canterbury (Kent) y luego comenzó a trabajar en una imprenta y tiempo después en un banco.

En 1936 asistió al Congreso Mundial de Religiones (World Congress of Faiths) en la Universidad de Londres, donde escuchó hablar de Teitaro Suzuki y comenzó en forma autodidacta a estudiar los fundamentos de las principales filosofías de la India y Asia oriental.

A finales de 1936 publica "El espíritu del zen" y en 1938, tras casarse con Eleanor Everett, se trasladó en forma definitiva a Estados Unidos y comenzó a profundizar sus estudios sobre Budismo Zen.

Tiempo después ingresó en una escuela de la Comunidad Anglicana en Evanston (Illinois), donde obtuvo una maestría en teología, pero un romance extra matrimonial lo obligó a dejar el ministerio y separarse de su esposa en 1950.

En 1951 Alan Watts se muda a California y comienza a dar clases en el "California Institute of Integral Studies", donde continúa profundizando sus conocimientos sobre Budismo Zen y cultura oriental.

Desde 1953 comienza un programa radial en la estación de radio "KPFA" que continúa hasta su muerte en 1973.

En 1957 publica "El camino del Zen", donde traza los rasgos principales de la filosofía Zen de un modo claro, ameno e instructivo, y analiza los puntos de contacto del Zen con el Tao y el budismo indio.

Alan Watts obtuvo un doctorado honoris causa por la Universidad de Vermont, en reconocimiento a su contribución al campo de las religiones comparadas.

En forma póstuma se publicaron numerosas obras de su autoría, entre ellas "El camino del Tao" (1975), "La vida como juego" (1982), "Budismo" (1995) y "Vivir el presente" (1997).

Libros destacados

  • El camino del Zen (1957)
  • Vivir el presente (1997)
  • El espíritu del zen (1936)
  • La sabiduría de la inseguridad (1951)
  • Psicoterapia del Este, Psicoterapia del Oeste (1961)
  • La vida como juego (1982)

Enlaces

Síguenos en